sábado, 30 de junio de 2007

ELTHISTLEGORM. ALGO MÁS QUE UN PECIO. CAP III

Por fin os castigo con la última parte de esta "trilogía". Un viaje ha hecho que se alargue más de lo previsto. Mil disculpas....


Una inmersión en el Thistlegorm se apunta con letras de oro en el libro de inmersiones. Ninguna otra se parece a esta.


El hundimiento del Thistlegorm fue tan violento y rápido que el pecio reposa clavado sobre un fondo arenoso tal cual estaba, erguido, incluso anclado. Encima lo hace con profundidades máximas de 34 metros, ¿alguien da más?



Hay que madrugar para visitar el pecio. De entrada salir desde la costa en el día es para mí una barbaridad. Cuatro horas de navegación para llegar al "parking del Carreful", pedir número en la pescadería, bucear entre los lodos removidos de los más madrugadores guardando cola en los pasajes más angostos, y media vuelta, otras cuatro horitas y a descansar en el hotel de Sharm...

Esta inmersión exige crucero. Lo ideal es llegar a media tarde, cuando los demás se han ido. Nos parece increible que en ese mismo punto hubiesen 25 barcos fondeados esa misma mañana. Amarramos un cabo al molinete de proa. Si todavía queda luz, caerá la primera inmersion en el Tigretón.

La primera vez que se baja a este pecio nunca se olvida. Nada más entrar en el agua, miras hacia abajo, y ahi está. En dos palabras, IM PRESIONANTE. 127 metros de barco debajo de tus aletas. La corriente de proa a popa te invita a visitar primero la hélice. No sabes hacia donde mirar. recorres todo el barco en segundos, el puente, los vagones, llegas al lugar de la explosión, pasas por las antiaereas, y llegas a la impresionante hélice de bronce. Foto, media vuelta, y al lio.

A las entrañas del Tigretón se entra por el enorme boquete que produjo su hundimiento. La temperatura alcanzada fue tal que todo está fundido. Ves tanquetas, cajas de madera con proyectiles... y el agujero por donde se supone que vas a entrar. En ese momento te acuerdas de todo lo que has oido con temor de la inmersión. Se trata de recorrer sus bodegas flotando entre la carga y los techos, y este espacio es varias veces muy muy justo... Entra uno, entra otro.... Una bota, llegamos a las bodegas... Da miedo. No por lo estrecho, curiosamente no hay sensación de agobio, da miedo por lo que ves, por lo que imaginas que pasó. Motos, camionetas, alas de avión, cajas enteras de rifles....

Camarotes, la bañera del capitán, los radiadores, todo tal cual y repleto de una vida que a modo de nuevos inquilinos puebla el pecio. Sales fuera. Pasear por los pasillos laterales es impresionante, recorres la cubierta, el puente de mando, vas a proa y te haces la foto cual DiCaprio en el Titanic. Si te animas (juro que da yuyu...)te sales del barco y desciendes por proa.... La vista desde alli nuuuunca se olvida. Ves la locomotora. No quieres salir.

Toca retirada. La inmersión es dura y los tiempos se reducen.. Así que al cabo de ancla, paradita y arriba.

Si todo ha ido bien, vuestra misión ahora será comerle la cabeza al Dive Master para que os deje hacer una nocturna en el pecio. Tanto se la debimos de comer nosotros que todavía recuerdo el momento en que David se acercó a 3 de nosotros y en mitad de la noche (y de la mar..) nos dijo "¿no queriais una nocturna en el tigretón? pues al agua!, teneis una hora...!"

Chimo, el canario y un servidor no sabiamos si salir corriendo o ponernos a llorar, pero era la oportunidad de nuestra vida. El tigretón para nosotros tres solos y de noche. Nunca se nos repetiría esa posibilidad. Nunca haré una inmersión mejor. Tan tensa. Tan relajada. A todo lo contado en la diurna, le sumamos una cantidad enorme de vida que usa el pecio como dormitorio. Todavía escribiendo sobre esta inmersión se me ponen los pelos de punta... Recuerdo también mi salida. David nos esperaba sonriendo. Solo le dije una palabra: GRACIAS. Acababa de realizar la mejor inmersión de mi vida.

Al día siguiente todavía tienes a las 7 una inmersión tranqui y después llegan ya los atascos bocinas incluidas. Si está muy bueno muy buena todavía haces la última, si no, soltamos el cabo y salimos de allí cuanto antes.

Un último dato "curioso". EL Thistlegorm es un pecio militar, ¿no está prohibido bucear en estos pecios? Jajaja, si, pero Sharm es el Thistlegorm, es su principal atracción. Y que dure....

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionantes las fotos e impresionante el relato. Enhorabuena, no sabía que en Caudete teniamos gente con ese nivel de buceo. ¡Queremos más!

MARIA JOSEFA ALBERTOS dijo...

en breve espero ver esto y mucho mas. Yo se que hay otra vida, pero esta en las profundidades, de bajo del agua es mucho mas relajante.

Un aleteo. M.José.

 

centro excursionista de caudete Copyright © 2011 | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates